Por Ramón González Barbet

ramongonzalezbarbet@hotmail.com

Lamentablemente, en la Charrería Federada y con el actual Consejo Directivo 2020-2024 con José Antonio Salcedo López como Presidente Nacional, se está viviendo una nueva realidad y un nuevo concepto de hacer charrería, todo anteponiendo el beneficio económico sin la mas mínima visión y una incapacidad total para unir a los equipos de alto rendimiento, que no pasan de ser cien, con los clasificados como Categoría Tradicional, que son alrededor de novecientos, y digo esto, porque durante un año siete meses que lleva Salcedo López en el cargo, en las Juntas Mensuales jamás se ha mostrado un trabajo, estudio o plan integral para unir, fomentar y estimular a los escuadrones charros de la Fuerza Tradicional, ya que es esas reuniones no hay quien levante la voz para buscar mejores condiciones para sus Estados, pues solo hacen acto de presencia para aplaudir el Informe Narcisista del Presidente Nacional, quien es acompañado y respaldado por algunos medios de comunicación militantes y aplaudidores de esta administración.

Todo esto sale a colación al ver en lo que se han convertido los Torneos de Charrería Oficiales, y para muestra un botón, sin duda el Campeonato Nacional Infantil, Juvenil y de Escaramuzas, mejor conocido como El Nacionalito, es el evento mas importante por la trascendencia que conlleva, sin embargo, ahora en su edición número XXIX, este evento nacional es la muestra palpable, viviente y real, de que solo se ve el negocio como factor fundamental, sin importar que cada uno de los participantes se encuentren con una improvisación desmedida, con un Lienzo Charro que no reúne las mas mínimas características para un evento de tal magnitud, ya que la techumbre para manga y ruedo se instaló con un manteado o velaría completamente improvisada, y ya ni que hablar del graderío tubular que es armado y que por obviar razones no es ni cómodo ni seguro; pero así las instalaciones del Lienzo Charro “Hermoso Cariño”, que además no cuenta con estacionamiento alguno, ni para visitantes ni para los remolques de las cabalgaduras, todo este movimiento se hace sobre las calles aledañas, causando una gran molestia vecinal, pero además, no hay seguridad, pero la cereza del pastel, son las caballerizas que se encuentran a tres o cuatro calles del recinto, que son completamente improvisadas, inclusive con piso firme y sin puertas, por lo que las cabalgaduras tienen que permanecer colgados durante todo el tiempo, siendo increíble que los dueños de los ejemplares toleren esas condiciones.

Después de toda esa travesía, la entrada general tiene un costo de 115 pesos, sin saber aun cuanto costarán las finales, ingreso que se deberá ver reflejado en las arcas de la Federación Mexicana de Charrería (FMCH), así como también las inscripciones de los participantes, la renta de los locales comerciales tanto de artesanías como de alimentos y las concesiones de cantinas, por solo nombrar lo mas fuerte, pues esta negociación con el Gobierno Potosino fue a manos libres a favor de la FMCH

A conclusión, una vez mas se muestra un desorden estatutario e institucional, ya que al parecer, la Comisión Revisora de Sedes no se enteró de que se llevaría a cabo este Nacionalito, pues solamente está de adorno, manteniéndose ausente de este Campeonato Nacional, que solamente es visto como un jugoso negocio.

El Lienzo Charro “Hermosos Cariño” es un inmueble de índole particular, según dicen es del Gobernador de San Luis Potosí, José Ricardo Gallardo Carmona, pero lo cabrón es que ToñoT se vale de su cargo para estar haciendo negocios particulares, siendo un abuso más con el que está jodiendo a la Charrería Federada, y eso no se vale, pero… !Por esa administración votaron!